Viene y se va

viernes, 16 de marzo de 2007

 


Viene y se va, caliente de oleaje,

arrastrando su gracia por mi arena.

Viene y se va, dejándome la pena

que, por no venir solo, aquí me traje.



Viene y se va. Para tan breve viaje

talé el jazmín, segué la yerbabuena.

Ya no sé si me salva o me condena:

sé que se va y se lleva mi paisaje.



Sé que se va y me quedo frente al muro

de la lamentación y del olvido,

oscuro el sol y el corazón oscuro.



Viene y se va. Yo nunca la despido.

Al oído del alma le murmuro:

-"Gracias, bien mío, por haber venido".

ANTONIO GALA