La sombra y la muerte (I)

viernes, 21 de marzo de 2008

 


Ya con la sombra me asombra

Lope de Vega

Pienso que sigue al eco prolongado

del mar, en su sonora voz oscura,

“aquella voluntad honesta y pura”,

lumbre que enciende mi ámbito callado.

 

De luz y no de sombra estoy cercado,

como la noche; mi pasión apura

la tiniebla sutil que me procura

vivir de claridades rodeado.

 

Padezco por anhelo de ese fuego

que, invisible, me abrasa y no me prende,

volviéndome esqueleto, espectro, escombro.

 

Ni sombra soy cuando a mirarme llego;

pues cuando en tal figura me trasciende

mi sombra no es mi sombra que es mi asombro.

 

José Bergamín